Ponerse en contacto

El primer contacto con Kathi del Surf House se llevó a cabo por correo.
Nuestras preguntas y preocupaciones fueron respondidas siempre con prontitud, de manera competente, cortés y encantador.

La llegada

Como no hemos alquilado un coche, nos reservamos el servicio de transporte del Surfhouse.
A su llegada, nuestro avión tenía un retraso enorme. Finalmente, llegamos a las 2:30 de la noche en el Surf House – y nos dieron comida y bebida a pesar de la hora tarde!

El alojamiento

La casa tiene seis habitaciones hermosas. Todas están equipadas con baño privado. Cada una de estas habitaciones ha sido amorosamente, decoradas de manera individual y no deja nada que desear. En la limpieza y la higiene siempre ha puesto mucho énfasis.

El Surf House

La planta baja tiene una cocina que está bien equipada, un amplio comedor con una mesa de comedor y un salón muy agradable. Esta área está disponible para todos los huéspedes. Es el lugar perfecto para cocinar juntos, comer o celebrar ampliamente.

La comida

El desayuno se sirve todos los días entre las 9 y las 10 de la mañana.
La oferta era abundante y no deja nada que desear. La cena no habíamos reservado inicialmente porque queríamos cocinar para nosotros mismos. Sin embargo, este plan no hmos seguido mucho tiempo. Ya en la primera noche resultó que Kathi es una excelente cocinera. Todos los dias, después del desayuno nos preguntó quien quiere unirse a la cena. Las peticiones especiales fueron tomadas en cuenta.

Apuntarse a la cena es muy recomendable. Los platos fueron siempre recién preparado, muy sabrosa y variada. Una delicia culinaria!

El entorno

El entorno invita a descubrir. La costa es hermosa. Cada bahía es preciosa en una forma diferente. Las olas, los corrientes, el viento, todo su ámbito son diferentes cada día. Nunca se cansa!

En el pueblo hay dos pequeñas tiendas donde se obtiene lo básico (patatas fritas y cerveza). Uno de ellos esta abierto incluso los domingos. Las peticiones especiales nos ha traido casí siempre Kathis de la ciudad más cercana.

En la playa más cercana hay un restaurante. La comida es deliciosa y barata.
Por supuesto también hay un bar que está a poca distanciade la casa. Dos para ser exactos. Sin embargo, sólo estuvimos en el bar de Carlos.

Pero Atención: El bar de Carlos es un típico “Cariño- voy-rapido-a-Calos-por-una-cerveza bar”! La visita más reciente terminó conmigo con las rodillas abiertas y un campo de coles devastado;-)

El jardín

En el gran jardín del Surfhouse puedes hacer muchas cosas; Barbacoa, jugar al fútbol, tomar el sol yoga, comer, relajarse, mirar el mar …
Después de la pradera hay un pequeño “bosque” con hamacas. En los días calurosos, este es el refugio perfecto. Desde un columpio, puesto en un arbol, disfrutamos de la puesta de sol. Con patatas fritas y cerveza – absolutamente perfecto!

Yoga

Yoga en el jardín se ofrece absolutamente. Anna, la profesora, es super amable y exuda una calma muy agradable y relajante. Nos dióentender los conceptos básicos del yoga y corregió nuestras posturas cuando era necesario

Mi novia y los demás participantes aprendieron rápidamente, podrían implementar algunas y yo – también ha hecho un esfuerzo 😀

Para todos que les gusta el descubrimiento
En las montañas hay caminos predeterminados. Están marcados por guiones y cruces.
Un guión significa algo así como: en este camino se puede seguir.
Una cruz significa algo así como: en este camino no se debe seguir (de ninguna manera!).
Lógicamente! ¡Lo sé! Jaja pero también yo era capaza de volve a la casa casi cinco horas más tarde;-)

Clases de surf

Nunca en mi vida me puse de pie sobre una tabla de surf. No estoy nada deportivo. Deporte y balance corporal no son unas de mis fuerzas.
Sin embargo, el segundo día ya me apunté a un curso de surf. Los instructores han tomado una gran cantidad de tiempo y paciencia para nosotros los principiantes.
Entonces, yo así: me pusé el traje, directo al pico, tercera ola, remando, sentí el tirón debajo de mí, me pusé de pie, un poco en la rodilla, larga curva a la derecha, a continuación en un pie hacia la playa, postura de victoria. Va. Super fácil;-)
Incluso Celine tomó un curso de surf para mejorar sus conocimientos. Ella también estaba completamente satisfecha. Se entró de forma individual a cada estudiante y un proceso de aprendizaje más rápido era garantizado. Ya sea softboard, shortboard o neopreno – para cada una había el material adecuado en las mejores condiciones.

La anfitriona

Respeto (lat. Respectus) “mirar hacia atrás” – nos gusta mirar hacia atrás y recodarnos de estas vacaciones.

Kathi, espeto por tu rendimiento!
Con que facilitad llevas tu pequeño pero buen negocio, nos impresionó.

Se puede sentir cuánto pasión hay detrás de tu proyecto …. ¡Único!

Nos hemos sentido muy cómodo y sin duda volveremos!

Muchos saludos

Celine und Andy

surfing nature holidays learning yoga rest fun culture

skate languages

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked (*).

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • As Furnas Surf House
  • Contacto

    Teléfono: +34 634 690 455 info@surfhouseasfurnas.com
  • Dirección

    Surf House As Furnas
    Agra, 66. Xuño 15995 Porto do Son. A Coruña
  • Localización